Antioxidantes: los mejores protectores de tu piel

Exponernos en exceso al sol acelera la producción de radicales libres, responsables del envejecimiento cutáneo. Por eso –especialmente en verano–, debemos tomar las debidas precauciones y proporcionarle al organismo una ración extra de antioxidantes: el antídoto natural contra los radicales libres.

La culpa del envejecimiento cutáneo y de la aparición prematura de los signos de la edad (arrugas, flacidez, manchas…) la tienen los radicales libres. Son unas moléculas inestables, altamente reactivas, porque están formadas por electrones impares y su misión es robarle a otras moléculas el electrón que les falta. Lo que sucede entonces, cuando otra molécula pierde un electrón, es que se oxida y se convierte en un radical libre y empieza una reacción en cadena.

Aquí es donde intervienen los antioxidantes, que contrarrestan la acción de los radicales libres donándoles un electrón y deteniendo así la cadena. Sin embargo, cuando hay un exceso en la producción de radicales libres (por motivos como la exposición a radiación ultravioleta, el estrés, el tabaco…), nuestro sistema biológico no es capaz de neutralizarlos y se produce una situación de “estrés oxidativo”, que origina daño celular a todos los niveles y es la responsable de que nuestra piel envejezca y nuestros órganos se deterioren.

Cómo protegerse del sol en 2 pasos

Entre las células dañadas se encuentran las encargadas de producir el colágeno, la elastina y el ácido hialurónico, que son las sustancias que construyen la estructura interna de la piel y le dan ese aspecto liso, terso y firme propio de la juventud. Aunque el envejecimiento es un proceso natural y, a medida que pasa el tiempo y de manera inevitable la capacidad del organismo para producir estas sustancias va disminuyendo, sí podemos evitar que lo haga antes de tiempo.

Para ello, además de librarnos de hábitos perjudiciales como el tabaco y  mantenernos a salvo del estrés, debemos protegernos de uno de los peores enemigos de la piel: el exceso de sol. Y hay que hacerlo de dos maneras:

  • Por fuera: debemos evitar la exposición al sol en las horas centrales del día (entre las 12 y las 16 h) y utilizar cremas fotoprotectoras adecuadas a nuestro tipo de piel, aplicándolas correctamente. Esto es: en cantidad abundante, reponiéndola cada dos horas y también en los días nublados.
  • Por dentro: para cuidar la piel desde el interior debemos seguir una dieta rica en vitaminas, minerales y ácidos grasos esenciales tales como los Omega 3 presentes en el pescado azul y otros alimentos. También conviene prestarle especial atención a las vitaminas del complejo B, que intervienen en el buen estado de la piel y en los procesos de renovación celular.

Alimentación rica en antioxidantes

Existen  miles de antioxidantes distintos y cada uno tiene un mecanismo de acción, así que la mejor manera de proporcionarle al cuerpo el cóctel más efectivo es llenar el plato de vegetales con colores vivos y diversos (verdes, rojos, naranjas, amarillos…), así nos aseguraremos de incluir en nuestra alimentación un repertorio de antioxidantes lo más variado posible.

Estos son los nutrientes más importantes para proteger la piel y prevenir el envejecimiento:

Vitamina B9 se relaciona con la renovación celular y se encuentra sobre todo en los vegetales de hoja verde, las legumbres, diversidad de frutas, los cereales de desayuno enriquecidos, el hígado y la levadura de cerveza.

* La Vitamina B3 o niacina participa en la síntesis de la queratina, la proteína que le da estructura a la piel. Esta la podemos encontrar en carnes, pescados, vísceras y cereales integrales.

* Vitamina CPreserva del estrés oxidativo a los ácidos nucleicos que conforman el ADN y el ARN y es esencial en la formación del colágeno y la elastina. Se encuentra casi exclusivamente en frutas y verduras: granadas, kiwis, cítricos, fresas, pimientos, espinacas,  coles…

* Vitamina E (tocoferoles, tocotrienoles). Protege de la oxidación a las membranas celulares de todo el organismo, especialmente a las de las células del sistema nervioso, del sistema cardiovascular y del sistema muscular. Está en el aceite de oliva virgen extra y otros aceites vegetales, aguacate, frutos secos como nueces, pistachos, almendras…

* Carotenoides (alfa-caroteno, beta-caroteno, licopeno, luteína…). Son los responsables de los colores amarillos, anaranjados y rojos de los alimentos: zanahoria, granada,  melocotón,  tomate, sandía, papaya, pimientos… Pero también son ricos en estos antioxidantes productos verdes como las coles de Bruselas, las espinacas o el brócoli, aunque la clorofila los pinte de otro color.

* Polifenoles. Entre ellos están los flavonoides, como las antocianidinas de los frutos de color rojo oscuro o morado (arándanos, moras, cerezas, uvas, vino tinto…) o las isoflavonas de la soja y las lentejas. Por otra parte están los no-flavonoides como el resveratrol presente en la uva y el vino, el cacao, los frutos secos y los del bosque.

Protect d’Or: un extra de antioxidantes al día

Otra opción para estar seguros de proporcionarle a nuestro organismo los antioxidantes diarios necesarios para plantarle a los radicales libres es tener siempre a mano una botellita de Protect d’Or. Es un tratamiento antioxidante para el cuidado de la piel, basado en una bebida funcional generada a partir de la combinación de la calidad del agua Vichy Catalan y de la pureza del agua Font d’Or, junto con componentes de alto poder antioxidativo como la Granada y la Oxxynea (un compuesto de 22 extractos de frutas y verduras altamente antioxidativas).

La fórmula de Protect d’Or incluye también Vitamina C (que, como hemos visto, es esencial en la formación del colágeno y la elastina) y Selenio (un mineral que protege las membranas celulares contra los daños producidos por la oxidación). Todos estos componentes actúan desde el interior neutralizando los radicales libres ocasionados por agentes externos como el tabaco, la radiación solar o la contaminación y que envejecen prematuramente la piel.

Se trata de un tratamiento cómodo y fácil de tomar, gracias a su botellín de plástico y su tapón de rosca, que lo convierte en un formato muy cómodo para llevarlo contigo y tomarlo poco a poco a lo largo de la jornada. Bebiendo un botellín de 200 ml de Protect d’Or al día se logra conseguir una piel más nutrida, suave, luminosa e hidratada… ¡Y además tiene un delicioso sabor a frutos rojos!

Para más información sobre toda la gama de bebidas funcionales de Vichy, consulta la web de la gama Vichy d’Or y si necesitas información sobre dónde encontrarlas, visita la Tienda Vichy.