Jornada ‘Cuídate, mamá’, organizada por Fundación Corachan

Conducida por el director médico y pediatra Ferran Cachadiña, el encuentro resolverá dudas y aportará claves de gran utilidad para las embarazadas a través de cinco intervenciones: “Sexo y deporte en el embarazo” (Dr. Lluis Amat, ginecólogo); “Signos de alarma en el recién nacido” (Dra. Marta Balart, pediatra); “Piel con piel entre mamá y bebé” (Susana Cañizares, comadrona); “Cuidados del recién nacido” (Esther García, enfermera), y “Miradas que cuidan” (Neus Marí, psicopedagoga).

Disfrutar del nacimiento de un bebé, pese a la pandemia

Fundación Corachan celebra una nueva edición de su jornada ‘Cuídate, mamá’, espacio divulgativo para mujeres gestantes y sus parejas, este año telemáticamente

CARME ESCALES

Aportar luz a lo que puede preocupar a los futuros papás y mamás ha vuelto a ser objetivo del espacio ‘Cuídate mamá!’, la jornada con especialistas sanitarios que Fundación Corachan dedica cada año a mujeres gestantes y a sus parejas.

El director médico y pediatra de Clínica Corachan, Dr. Ferran Cachadiña, condujo el encuentro, que ha tenido lugar en esta ocasión de manera virtual, como alternativa para la prevención del covid. En ese sentido, el médico destacó “el esfuerzo por continuar con el afán divulgativo de Fundación Corachan y su apoyo durante el periodo del embarazo, pese a las medidas restrictivas derivadas de la pandemia”.

Intervinieron en la jornada diferentes profesionales de la atención a la salud de las gestantes de la Clínica Corachan. Cada uno de ellos abordó un aspecto importante para disipar dudas o miedos durante el embarazo y en el momento del nacimiento de un bebé.

Inició la jornada Susana Cañizares, comadrona de la Clínica Corachan, hablando de la importancia del contacto piel con piel entre la madre y el bebé y la interacción de ambos con la pareja. “Colocar al bebé sobre el pecho desnudo de la madre inmediatamente después del parto afecta positivamente al vínculo madre-bebé, y al desarrollo del futuro adulto”, detalló. “Además, la estabilización cardiorrespiratoria del bebé se hace de manera más adecuada, se regula su temperatura y se mejora su adaptación metabólica”, añadió la comadrona. Al nacer, el bebé se calma y reduce el tiempo de su llanto en cuanto es ubicado en el pecho de la madre. “La separación de ambos genera un alto nivel de estrés en el niño”, precisó Cañizares.

Y otro beneficio para la madre es que así se ayuda al útero a ir recuperando el volumen que presentaba antes del parto, de ahí que los expertos recalquen su importancia.

La enfermera Esther García introdujo los primeros cuidados del recién nacido, como la lactancia materna, recomendada por la OMS como alimentación exclusiva hasta los 6 meses y, hasta los dos años, combinada con la alimentación complementaria. García expuso la importancia del calostro -la primera leche materna-, por su alto contenido en inmunoglobulinas que protegen de bacterias y virus, minerales, encimas y vitamina A.

Lo ideal, según expuso, es “ponerse a la criatura al pecho dentro de las dos primeras horas tras el nacimiento, porque hay un pico hormonal importante de la oxitocina y la prolactina, hormonas responsables de la salida de la leche, su producción y su mantenimiento. Y en concreto, -apuntó- la prolactina se excreta más de noche, por tanto las tomas nocturnas serán muy importantes”.

Neus Marí desarrolló parte de su intervención destacando la importancia de las primeras interacciones, ante el estado de vulnerabilidad de la madre y las necesidades psicoafectivas de la pareja. Marí lo explica a través de las miradas entre la pareja y hacia el bebé que todavía no ha nacido, y también, expresando las emociones y sentimientos, por dispares que sean (ilusión, deseo, miedos, tristeza….).

Y teniendo en cuenta el tiempo de pandemia que atravesamos, Marí precisó que, aunque “compartir la ilusión de la llegada de un nuevo miembro en la familia se vea limitado en cuanto a contacto físico, no significa no poderlo vivir”. Ella invitó a buscar alternativas para compartir ese momento tan especial y mágico, con creatividad para crear lazos para no sentirnos solos, recalcando que “gracias a la aportación de los profesionales nunca se está solo”.

La pediatra Marta Balart expusó las características del recién nacido para poder disfrutar más de la maternidad y paternidad. Repasó los detalles de la piel al nacer, esa capa de grasa que la envuelve y protege, y cómo se retirará de manera natural; los puntitos blancos en el rostro y la nariz, incluso en el paladar o las manchitas rojas en párpados y nuca que, como dijo, también irán disolviéndose. Habló también de los pequeños vómitos frecuentes en bebés y planteó sencillas medidas posturales para evitarlos.

Por último, el ginecólogo Lluís Amat esclareció dudas sobre la práctica de relaciones sexuales y deporte durante el embarazo, actividades que –aseguró- benefician a las gestantes y no están contraindicadas, salvo en casos como la amenaza de parto prematuro o placenta previa, o gestaciones múltiples, sobre todo en la última etapa. Fuera de ello, -dijo-,“el deporte aportará a la embarazada liberación de endorfinas, que sienta más autoestima, más relajación y combata mejor el insomnio, el sobrepeso, el estreñimiento…”. Deportes aeróbicos que no afectan al suelo pélvico y no fuerzan la musculatura abdominal, como yoga, pilates, natación -muy buena para evitar dolores espalda- serían apropiados, y evitar aquellos en los que hay más riesgo de caídas. El Dr. Amat también advirtió que, al hacer deporte, es importante no sobrepasar las 120 o 140 pulsaciones por minuto, no hacerlo en ayunas e hidratarse bien.

En cuanto a la práctica sexual, el ginecólogo indicó que “el sexo es una condición que incluso se debería reforzar durante el embarazo, pese a que los cambios que comporta en el cuerpo de la mujer el embarazo puedan motivar menos atracción. Justamente para mejorar la autoestima si lo llevamos a término puede ser gratificante”. Apuntó que “el líquido seminal contiene prostaglandinas, un factor que puede preparar el cuello del útero o incluso crear contracciones al final del embarazo que podrían mejorar la situación de parto”. Eso sí, advirtió que en caso de que se prevea el adelanto del parto, o sea un embarazo múltiple, esta práctica no debería alargarse más allá del segundo trimestre.

El especialista introdujo también la necesidad de hallar nuevas posturas y situaciones que faciliten la afectividad y las muestras de cariño para el mejor desenlace de la relación.