¿Sientes cansancio y fatiga? Puede que tengas déficit de magnesio

Es uno de los minerales esenciales para cientos de funciones de nuestro organismo, como la de mantener al nivel adecuado nuestros niveles de energía. Y, sin embargo, a pesar de su importancia, su déficit afecta a cerca de la mitad de la población. ¿Sabes cómo  reforzar  tus reservas de magnesio?

Tenemos clara la importancia del calcio y nos aseguramos de tomar las ingestas de lácteos recomendadas; y también nos preocupamos de mantener bajo control nuestros niveles de hierro, pero hay otro mineral que, aunque carece de la fama de los dos anteriores, es igualmente esencial para nuestra salud y bienestar. El magnesio interviene en más de 300 funciones del cuerpo, desde el mantenimiento de huesos y músculos (incluido el corazón) al buen funcionamiento del sistema nervioso o el refuerzo de las defensas.

Un desequilibrio en los niveles de este mineral se relaciona con una mayor susceptibilidad al estrés, procesos de inflamación, enfermedades cardiovasculares, diabetes y disfunciones del sistema inmunitario.

Cansancio y otras señales de que a tu organismo le falta magnesio

El agotamiento excesivo y prolongado en el tiempo puede ser síntoma de varios problemas de salud, como anemia, hipotiroidismo, diabetes, fibromialgia… Si el médico ha descartado estos trastornos pero tú sigues sin poder con tu alma, puede ser que te falte magnesio.

El magnesio contribuye a regular los niveles de glucosa y es necesario para la obtención de la energía que necesitan los músculos. Es, además, un tranquilizante natural imprescindible para la relajación muscular. Como resultado, el déficit de este mineral provoca insomnio, cansancio al despertar, dolores musculares y articulares, debilidad que se puede manifestar con señales tan sutiles como dolores de cabeza, contracciones musculares incontroladas (el temblor de párpados, por ejemplo), calambres, debilidad…

Además de estos efectos físicos, hay también otras señales que, sin embargo, no solemos asociar con esta carencia en nuestra dieta:

* Fallos de memoria y problemas de concentración. El magnesio es básico para el funcionamiento del sistema de comunicación de las células nerviosas en nuestro cerebro. Su déficit causa trastornos del sueño, alteraciones de la concentración y nerviosismo.

*Irritabilidad y bajo estado de ánimo. También es imprescindible para la obtención de serotonina a partir del triptófano de los alimentos. Es un tranquilizante natural que mejora los estados de ansiedad y eleva el ánimo. Por el contrario, su deficiencia es una de las causas del estrés crónico.

Causas del déficit de magnesio

El corazón, los músculos, los riñones, el cerebro… necesitan aportes diarios de este mineral que van de entre 300 y 400 mg al día, en función de la edad y el sexo. Y, sin embargo, según el estudio ANIBES de la Fundación Española de Nutrición el 50% de la población no alcanza esos requerimientos mínimos diarios.

Con una alimentación variada y rica en alimentos como frutos secos (sobre todo las almendras),  el cacao, los cereales integrales, las legumbres y las verduras de hoja (especialmente las espinacas), las semillas…, que son excelentes fuentes de magnesio, deberíamos estar abastecidos.

Esa es la teoría, aunque la realidad es que la cantidad que finalmente llega a nuestro organismo puede quedarse corta. Esto se debe a diferentes motivos:

·         En los campos de cultivo, los estiércoles naturales que nutrían la tierra han sido sustituidos por abonos químicos y los suelos (y en consecuencia todo lo que crece en ellos) es cada vez más pobre en este mineral.

·         La forma de cocinar los alimentos. Unas espinacas, por ejemplo, cocidas en abundante agua y durante más minutos de los estrictamente necesarios perderán buena parte de sus propiedades. Lo óptimo es comer los vegetales crudos siempre que sea posible y, cuando no, elegir métodos de cocción que eviten el remojo y el contacto con el agua (al vapor, al horno, salteados…).

·         Alimentos procesados o refinados. En su elaboración pierden buena parte de su contenido en magnesio (y otros nutrientes). Por ejemplo: en 100 gramos de harina integral (la que se elabora con el grano completo, incluido el germen y la cáscara) contiene 138 mg de magnesio, mientras que la harina refinada (la de color blanco que es la más común en nuestras cocinas) el proceso de refinado ha dejado este contenido reducido a 22 mg. Lo mismo sucede con el arroz: 100 gramos de arroz integral contienen 143 mg de magnesio (el 38% de la cantidad diaria recomendada), mientras que el arroz blanco (también conocido como arroz pulido o arroz blanqueado) se queda en 35 mg (9%).

·         Trastornos de salud. El déficit de magnesio también puede ser causado por alteraciones intestinales como la diarrea crónica o el síndrome de malabsorción intestinal, problemas endocrinos (como los de tiroides) o a la ingesta de algunos medicamentos (como diuréticos o laxantes).

Activa d’Or, el complemento ideal

Por todo esto –las dificultades de asegurar las dosis adecuadas a través de la dieta y las consecuencias–, los suplementos y productos enriquecidos son una opción adecuada para evitar la falta de magnesio en el organismo. Activa d´Or, el novedoso tratamiento de Vichy d’Or, se convierte en un gran aliado ya que aporta magnesio y zinc, por lo que podría ayudar a mejorar la vitalidad de cuerpo y mente.

Activa d´Or  es una bebida funcional, con un riquísimo sabor cítrico, generada a partir de la combinación de Vichy Catalan y Font d’Or junto con magnesio  –que ayuda a disminuir el cansancio y la fatiga–  y zinc –que contribuye a la función cognitiva normal–.  

Entre sus ingredientes se incluye también el extracto natural de Eleuterococo. Se trata de una planta muy apreciada por sus virtudes tónicas y revitalizantes que ha sido utilizada  tradicionalmente como remedio contra el agotamiento ya que ayuda a recuperar la vitalidad en caso de fatiga física o intelectual.  Además contiene Ginkgo estimulador natural del sistema nervioso central que favorece el rendimiento intelectual y la memoria.

Y todo ello listo para tomar y contenido en una botellita de formato cómodo y fácil de llevar. Su formato resistente y con tapón de rosca nos permite llevarlo a cualquier parte, sin necesidad de consumir el botellín en una sola toma, sino que se puede ir bebiendo durante el día en cualquier momento y lugar.

Para más información sobre sus propiedades y beneficios, consulta la web de la gama Vichy d’Or