La bebida funcional con Vitamina C y Zinc que ayuda a tus defensas

En invierno, y más en plena pandemia Covid-19, nos conviene reforzar al máximo nuestro sistema inmunitario frente a las infecciones respiratorias. Para ello, una ingesta adecuada de determinadas vitaminas y minerales es esencial, y la bebida Defens D’Or, con su formulación específica, es nuestra mejor aliada.

Nuestro sistema defensivo está compuesto por un complejo entramado de órganos, tejidos, células, proteínas y otras sustancias que trabajan en sintonía para proteger al organismo frente al ataque de patógenos y mircroorganismos. Cuando el cuerpo detecta la amenaza de algún virus, bacteria, alérgeno o cualquier otro intruso, activa una reacción organizada llamada respuesta inmune, creando una serie de anticuerpos que atacan al germen invasor.

Sin embargo, todo ese engranaje necesita de unas determinadas condiciones para estar en plena forma y llevar a cabo su misión protectora. Mientras que factores como el estrés, el tabaco, el frío o el sedentarismo debilitan las defensas, otros como el ejercicio físico y una adecuada alimentación, variada y rica en determinadas vitaminas y minerales, son los mejores aliados para reforzarlas frente a las enfermedades, tanto las más comunes y leves (como catarros, bronquitis, amigdalitis…), como otras potencialmente más graves como la derivada del coronavirus SARS-CoV-2, causante de la actual pandemia.

Por eso, a las medidas que ya conocemos para evitar el contagio (usar mascarillas, lavarnos las manos con frecuencia, evitar sitios cerrados y concurridos…) es importante que sumemos una más: asegurar la ingesta de determinados nutrientes esenciales para la función defensiva porque su carencia nos hace vulnerables y abre la puerta a las infecciones.

Vitamina C, un nutriente esencial

Para que el sistema inmunitario sea eficiente, hace falta un cóctel diario de vitaminas de diversos grupos (A, B, D, E…). Todas ellas trabajan complementando sus beneficios para armar un sistema inmunitario fuerte que pueda prevenir y reducir la duración y la severidad de los síntomas. Pero, sin duda, la estrella del equipo es la vitamina C.

Para empezar, porque tiene un papel esencial en la formación del colágeno que mantiene en forma la estructura de la piel y de las mucosas. Esa barrera es la primera línea de defensa que impide la entrada de virus y otros microorganismos.

Además, se ha demostrado que la vitamina C estimula la producción y la función de los diferentes tipos de  leucocitos, encargados de detectar, inmovilizar y destruir al patógeno invasor.  Y por último, la vitamina C también es un antioxidante altamente efectivo que protege las células del cuerpo contra los daños causados por los radicales libres que debilitan las células y las hacen vulnerables al desarrollo de enfermedades.

* Alimentos ricos en vitamina C: los cítricos (naranjas, pomelos, mandarinas…) se llevan toda la fama, pero hay otros alimentos que son potentes fuentes de vitamina C, como acerloas, fresas, kiwis, brócoli, coles de bruselas, verduras de hoja verde oscuro…

El zinc, en su justa medida

Este es otro de los nutrientes de los que depende el buen funcionamiento del sistema inmune: es un mineral que actúa como catalizador en el funcionamiento de más de 300 enzimas y también favorece la producción de linfocitos T, agentes del sistema de defensa. El zinc ayuda a prevenir el contagio de virus respiratorios e inhibe la replicación del virus, lo que permite que, en caso de producirse la infección, esta sea menos grave.

Por el contrario, su carencia (que afecta aproximadamente a un tercio de la población) puede provocar la disminución de los anticuerpos del sistema inmunológico, lo que se traduce en un mayor riesgo de contraer infecciones de todo tipo.

* Alimentos ricos en zinc: ostras, almejas, mejillones carnes de ternera, cerdo y cordero (y en la parte más oscura del pollo), también en las nueces, los granos enteros y las legumbres, almendra, yema de huevo.

Defens D’Or: la dosis diaria precisa para reforzar las defensas

Aunque son esenciales para muchas funciones del organismo, entre ellas la de mantenernos a salvo de enfermedades, el cuerpo no produce ni es capaz de almacenar estos nutrientes. Y, sin embargo, no podemos permitirnos prescindir de ellos (menos todavía en plena pandemia de coronavirus) porque su carencia perjudica la respuesta inmunitaria. Por lo tanto, para estar seguros de disponer de las cantidades necesarias, podemos recurrir a productos funcionales, como la bebida Defens D’Or que combina la cantidad precisa de vitamina C y Zinc que el cuerpo necesita. Una solución fácil y eficaz para dar un aporte extra a nuestras defensas, especialmente durante los meses de invierno.

Defens D’Or es un tratamiento potenciador de las defensas basado en una bebida funcional elaborada a partir de la combinación de la calidad del agua Vichy Catalan y de la pureza del agua Font d’Or, además de múltiples vitaminas y minerales. Entre ellos destacan el Zinc, el extracto de acerola (una fruta similar a la manzana pero del tamaño de una cereza, muy rica en vitamina C que puede llegar a contener 20 veces que las naranjas) y extracto de Jara (que tiene propiedades es antioxidante, antiinflamatoria, antiviral y antibacteriana).

¿Cómo funciona?

Estos componentes actúan desde el interior ayudando a las defensas, puesto que participan en la proliferación y diferenciación de las células del sistema inmune haciéndolo más resistente a los patógenos.

Además, beber un botellín de 200 ml de Defens d’Or al día, desde la aparición de los primeros síntomas, ha demostrado potenciar las defensas y obtener lo siguientes beneficios:

  • Menor severidad y duración de los síntomas del resfriado común.
  • Menor severidad y duración de los síntomas de la gripe.
  • Menor posibilidad de sufrir infecciones en el tracto respiratorio superior.

Para más información te recomendamos que visites las marcas Vichy