Cómo afrontar el cáncer: “Comparta sus emociones, pregunte a su oncólogo”

Una charla en el Centro 360 de Excelencia Oncológica de la Clínica Corachan reúne a expertos de distintas disciplinas

BEATRIZ PÉREZ

“Hay noticias que esperamos no recibir nunca y una de ellas es tener cáncer”. Según la psicooncóloga Raquel Roizner, esto supone un “impacto emocional para el paciente y su entorno”. “Hay cuatro fases: la de negación y evitación -“esto no puede estar pasándome a mí”-, la del fatalismo -con sentimientos de ira y rabia-, la de la desesperanza -llanto, tristeza, preocupación ansiosa- y la del espíritu de lucha -aumento de la sensación de control-“, ha explicado Roizner en la charla ‘Cáncer: cómo afrontarlo. Desde la prevención al tratamiento’, que se ha celebrado este jueves durante la Jornada de inauguración del Centro 360 de Excelencia Oncológica GCCC. Este espacio ha sido impulsado por la Clínica Corachan, referente en la sanidad privada de Catalunya, y por GenesisCare, compañía líder internacional en tratamientos de cáncer.

Para la psicooncóloga de este centro, “compartir las emociones con el entorno disminuye la angustia”, si bien ha advertido de que esta enfermedad “altera la dinámica familiar”. También ha recomendado decirles la verdad a los hijos, siempre ajustada, eso sí, a la “edad evolutiva” del menor. “Si a los niños no les comunicamos bien todo, pueden experimentar sentimientos de tristeza y culpabilidad”, ha avanzado.

El “consejo genético” ofrece información a los pacientes sobre el riesgo de padecer una enfermedad

Junto a ella han estado también otros profesionales, como Daniel Mataró, ginecólogo de la clínica CIRH Eugin. “Una de las dudas que tienen las pacientes es qué tratamiento deben hacer. Si el oncólogo considera que algunos tienen un impacto en la fertilidad, se puede hacer una preservación de la fertilidad”, ha explicado. Existen “tratamientos hormonales rápidos” que, en apenas dos semanas, permiten realizar una “estimulación de los ovarios”. Después estos óvulos pasan a congelarse.

Mataró ha contado que, tras la superación de un cáncer de ovarios, es importante ver cómo ha quedado la “reserva ovárica”. “Si la mujer vuelve a ovular, puede conseguir un embarazo natural. En caso de que no sea así, hay que recurrir a los ovocitos congelados y hacer una inseminación artificial. La técnica de la congelación de ovocitos ha mejorado mucho: la supervivencia de los mismos es de entre un 93% y un 95% tras la congelación. Pero el éxito del embarazo dependerá de la edad que ella tenía cuando realizó la congelación”, ha subrayado. Siempre mejor hacerlo antes de los 35.

Tests genéticos

Por su parte, la doctora Amaia Ramírez, oncóloga médica del Centro 360 de Excelencia Oncológica GCCC, ha explicado que el “consejo genético” ofrece información a los pacientes sobre el riesgo, en función de sus antecedentes familiares, de padecer una enfermedad. “Hoy en día, en las consultas de oncología, se realiza un árbol familiar. Los cánceres de mama, ovario, próstata y colon son los más hereditarios”, ha informado Ramírez. La misma ha detallado que, una vez recopilada esta información genética, existen sencillas cirugías preventivas, como la extirpación de los ovarios o de la trompa a una cierta edad, algo que protege “hasta un 95% del cáncer de ovario y hasta un 40% del de mama”.

En la charla ha estado la cantante Gisela Lladó, cuya madre superó un cáncer de mama hace 10 años. “De repente se cambiaron los roles: yo era la madre y ella la hija. La sacaba de casa, la movía, la entretenía… Le hacía las curas en casa. Hice un curso acelerado en psicología y enfermería. Es complicado pero, cuando ves que las cosas se van solucionando, todo se queda en un recuerdo”, ha relatado.

Finalmente, la jornada ha culminado por la tarde con el acto oficial de inauguración del Centro 360 de Excelencia Oncológica GCCC, que ha contado con la presencia de Arantza Sarasola, vicepresidenta de Prensa Ibérica; Arantxa Moll, consejera de Clínica Corachan y patrona de Fundación Corachan; y Álvaro Alcolea, director general financiero de Prensa Ibérica.